La montaña no son estadios donde satisfacer nuestra afición deportiva, sino catedrales donde practicar nuestra religión

Anatoli Bukreev

Mucho más que una disciplina para el cuerpo, el alpinismo es un lujo para el espíritu y un recurso para el alma

Goerge Sonnier

El hombre que mueve montañas empieza apartando piedrecitas

Confuncio

Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras subes las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena

Ingmar Bergman